viernes, 22 de octubre de 2010

Delirios

 
Oiga señor de ojos muertos, lleva el color de la niebla en ellos, óigame señor de sonrisa oxidada estoy cansado de verle sangrar los oídos y que me apunte con 3 dedos.

Usted ya no tiene un nombre, en un pantano se le ahogó; tardé en llegar pero aun era temprano  sus oídos no dejaban de sangrar su estúpida cabellera llegaba al piso y no podía caminar ya.



Publicar un comentario
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff