martes, 6 de julio de 2010

Sacrificio

 
Te levantaste del piso, tenías hojas en el cuerpo, algo tan simple podía definirte completamente…

La vida se vuelve tan subjetiva cuando tratamos de comprender lo que ya comprendemos.

Saliste del cuerpo, dejaste los huesos en la cama.
Y escapaste por el techo a buscar frutas divinas, y te vi destrozarte el alma, olvidaste que estabas vivo y te envolviste en notas musicales indescriptibles e ingraficables como el color de tu lógica.

¿Qué te sucedió? Eres tan feliz y tan tétrico, oscuro pero radiante.
Bastó con una sonrisa fulminante para reanimar tu corazón, pero tú seguías con el alma en pedazos.

Pensaste que podrías repararlo, pero las grietas siguen ahí, decidiste fundirte para ser algo nuevo, liso brillante, sonoro.

Qué pena pero estás muerto, para lo que viviste antes, ya no quieres rosas con espinas, tan bellas y tan hirientes, pues intentas arrancarlas de raíz, y no es tan fácil.

Y aunque no quieras, de tus lágrimas de dolor surgirán más rosas rojas como la sangre que derramas por ellas…

Bienvenido, al jardín del amor.
Publicar un comentario
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff